viernes, 27 de septiembre de 2013

NUESTRAS RESEÑAS (8) "NO SOY UN SERIAL KILLER" DE DAN WELLS




Título: NO SOY UN SERIAL KILLER 

Autor: DAN WELLS

Género: THRILLER- JUVENIL

Año: 2010

Editorial: BOOKET

Nº páginas: 342




Sinopsis

John Wayne Cleaver tiene 15 años y sabe que es diferente. Pero no porque sólo tenga un amigo ni porque ayude a su madre en el depósito de cadáveres. John es un sociópata que reconoce en sí mismo los clásicos signos de ser un incipiente asesino en serie. Para no hacer daño a nadie, John se ha creado un conjunto rígido de reglas para controlar su naturaleza más oscura y tener una vida normal. Pero cuando empiezan a haber una cadena de horripilantes asesinatos en su ciudad, John utilizará sus conocimientos sobre los asesinos en serie para investigar quién tiene aterrorizado el vecindario. Sus pesquisas le llevarán a descubrir el asesino: su vecino. Éste no sigue el patrón de un asesino en serie porque es un ser sobrenatural que mata porque necesita órganos de otros seres para seguir viviendo. Entonces John decide que si quiere pararlo, tendrá que romper con sus propias reglas y convertirse en asesino también.


Mi opinión

Me apetecía traeros una reseña diferente, aunque siguiendo un poco el camino marcado con la anterior, del género thriller psicológico. Lo que hoy os traigo es una historia (primera de una trilogía) que yo consideraría un “Thriller-juvenil con sorpresa”, sorpresa que viene acompañada de otro género que prefiero no desvelar para no fastidiar su lectura.

En esta historia, veremos elementos muy interesantes mezclados para dar con una protagonista inusual y muy bien perfilado. Podría decirse, que es el resultado de mezclar al doctor Jekyll y su mister Hyde, con el asesino televisivo Dexter, y eso, unirlo en un chico de 15 años que trabaja en una funeraria, embalsamando cadáveres con su madre. ¿Puede pintar mejor? De entrada, un planteamiento muy sugerente.

Como bien indica la sinopsis oficial, sin entrar en detalles innecesarios, la historia transcurre en una pequeña ciudad, en la que empiezan a ocurrir extraños asesinatos. Nuestro protagonista, con una personalidad original, que supone un aire fresco en las lecturas protagonizadas por adolescentes, consigue enganchar, pues está narrado desde su punto de vista, en primera persona, y conoceremos sus más oscuros pensamientos y temores, pues como dije al principio, nuestro chico, es un sociópata en ciernes, y lucha contra ello controlando sus impulsos más agresivos.

A lo largo de sus más de 300 páginas, la historia avanza sin prisa, pero muy rica en detalles, sobre todo forenses, pues la familia principal, regenta una funeraria, a la que acabaran llegando cuerpos mutilados, y asistiremos a todo un recital de términos y procedimientos de embalsamamiento muy bien explicados y documentados, con un detalle a veces algo desagradable pero sin duda, a mi me ha parecido adictivo, dándole un toque macabro que ayudaba mucho a crear esa atmósfera de peligro e incertidumbre en la ciudad.

Hasta el momento todo bien, pero aquí viene la parte que consiguió que me llevara un chasco tremendo durante la lectura. Es algo, podríamos decir, personal que explicaré de forma clara: Justo cuando empiezas a comprender de qué va el tema, y te sumerges en una buena historia de asesinos sin piedad, llega el momento en el que la trama se nos presenta por fin, y entra en acción ese mencionado tercer género, un cambio sin duda que sorprende, pero en mi caso, no para bien, pues le restó quitó toda la gracia al planteamiento inicial, y no me abandonó esa sensación durante el resto de la historia, de que se había desaprovechado un gran personaje y un estupendo planteamiento inicial, por aquel giro inesperado, que seguramente a muchos agradará, pero que yo encontré demasiado visto y utilizado ya en la literatura actual.

Sobre los personajes que rodean a nuestro sociópata, (Que dicho sea de paso comparte nombre con el gran John Wayne, nombre dado por el cinéfilo de su padre) encontramos a la familia, con los problemas de tener que lidiar con una personalidad tan compleja como la de él; un terapeuta; una pareja de vecinos muy entrañables, (mucho) y como no, con un adolescente llevando la batuta, debía haber un interés amoroso, que debo admitir, está tratado en su justa medida, pues estamos hablando de un obseso de los crímenes y la sangre, y el amor es algo difícil de asimilar para él, de hecho, me alegra decir que es simplemente un elemento más en la ecuación que resulta muy convincente y acompaña bien a la trama principal, por lo que la vertiente juvenil no deja de ser un soplo de aire fresco entre tanto estereotipo actual. Todos los personajes, resultan creíbles, y es fácil comprenderlos durante toda la historia.

Avanza de forma tranquila, dándonos datos muy interesantes, con un planteamiento de investigación bien medido, que superado ese “momento decepción” se deja leer con mucha facilidad y absorbe completamente. Sin duda, lo que a mi me ha hecho continuarla y terminarla, ha sido el protagonista, que aunque bebe de los grandes personajes mencionados arriba, no deja de ser algo inusual, bien perfilado y completamente interesante.


Elementos a destacar

Un capítulo: El principio, si dividimos la novela en tres partes, la primera sin duda, es la que más he disfrutado, pues era muy prometedor lo que se nos presentaba, y con un inicio lleno de detalles y elementos “post mortem” estupendamente explicados e implementados.

Un personaje: Creo que a nadie le va a sorprender que me quede con nuestro protagonista, sin duda, el adolescente más atípico que ha llevado el peso protagónico de una novela de corte medianamente juvenil, todo un acierto y que seguramente, sea el causante de que continúe con esta saga, pues la necesidad de ver como sobrelleva sus problemas mentales y sociales, pesan mucho.

Una frase o pasaje: Hay una frase que, a pesar de haberse escuchado infinidad de veces, nunca viene mal que te la recuerden, y además, da escalofríos ¿No?

“El verdadero terror no lo provocan los monstruos gigantes, sino la gente de aspecto inocente.”


Veredicto

Arranca de forma brillante, creando una nube lúgubre que lo envuelve todo, ideal para la historia que se narra, y encima, presentando a un personaje de lo más llamativo que he leído últimamente, todo bien, hasta ese giro de argumento, tras el cual, la sensación de estar leyendo una historia con potencial desaprovechado no me abandonó. Por ello, le doy esta nota, por mis gustos personales, pues sin duda, a grandes rasgos, es una historia que recomiendo sin duda, y que se disfruta mucho.


Puntuación: 3/5






2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo en todo, ese giro... estropea mucho la trama U.U. A mi el principio me encantó, pero la verdad es que al avanzar... uff, yo lo que quería era una historia de psicopatas, en el que el protagonista tuviera que sacar su lado más oscuro para descubrir a otro personaje totalmente escalofriante... y no. Aun así la novela no está mal, solo que depende del tipo de lector ^^, habrá gente a la que ese giro de trama le encante.
    Una cosita: La letra que usas en los post dificulta su lectura. No es nada recomedable usar esas fonts si no son para títulos :S.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte! sin duda la lectura es entretenida, y la verdad es que leeré sus continuaciones, por el simple hecho de que se a lo que me enfrento y la decepción que sufrí en esta primera parte, no estará en esta segunda, por lo que le concedo la duda ;)

      Respecto la letra, ya voy teniendo mis reservas, así que iré mirando alguna para sustituirla, gracias por tu opinión!

      Eliminar